Ruta del Mate

Nosotros

Somos una pareja de argentinos que vivimos en Playa de Gandía junto a nuestro bebé Benjamín y compartimos una afición: viajar por el mundo. En este blog no solo contaremos con palabras los itinerarios y presupuestos de los países recorridos, sino también, emociones, sentimientos y el contacto con la gente de cada lugar. Será nuestro diario de viaje, nuestra guía de recuerdos en un futuro. Esperamos que les sirva a todos ustedes al menos como «pequeña» fuente de información.

Juan: Soy apasionado por el fútbol y deportista ocasional. Bebo mates desde que tengo uso de razón. Me gusta estar informado de la política y economía global y de Argentina. Me encanta conocer las culturas y paisajes del mundo y, como buen contador, planificar los viajes con anticipación, sobre todo en los itinerarios a realizar, el tiempo que va a hacer y los costes aproximados.

Flor: Amante del dulce de leche en todas sus variantes, de la cerveza rubia y el mate amargo. Cocinera principiante, me sale mejor lo salado que lo dulce. Me encanta viajar, sacar fotos y caminar ciudades o hacer trekkings en montaña, aunque me canso mucho y protesto siempre, nada que no solucione un rico chocolate.

Benji: Dicen que es observador y tranquilo, pero en casa es un torbellino que no se queda quieto ni un instante. Sus pasatiempos preferidos son trepar a la mesa (si se puede parar mejor), jugar con autitos y estar al aire libre. Es un explorador nato; no le importa alejarse de los papis, él sólo quiere andar y andar. Baila y tararea algunas canciones, su preferida es el Perro Bingo.

Y si quieren saber un poco más de nuestra historia, cómo nos conocimos y cómo es que llegamos a estar juntos, podés leer un poco de ella haciendo click en la imagen.

El blog

¿Por qué nos llamamos Ruta del Mate?

Es difícil resumir qué es el mate en una sola frase y menos aún explicar por qué lo elegimos para que forme parte de nuestro blog.

El mate puede parecer una simple infusión que se bebe de una manera distinta a la tradicional, pero además de eso, detrás de la misma, hay un sin fin de valores con los cuales nos identificamos. Pasamos a resumir alguno de ellos y que tratamos de personificar en nuestro blog:

El mate forma parte de nuestra cultura

En primer término, el mate forma parte de la cultura popular de Argentina, tierra donde nacimos y vivimos gran parte de nuestras vidas (aunque también es ampliamente bebido en Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil, Chile e incluso Siria). Nos hace acordar a nuestros orígenes y cultura, y es algo que nos gusta compartir con las personas de los países que visitamos. Si bien nos gusta conocer las costumbres y tradiciones de esos países, también nos gusta que se produzca un intercambio: comentar acerca del lugar del que venimos y hablar del mate como un símbolo de nuestro país.

El mate es motivo de reunión

En segundo lugar, el mate es motivo de reunión. Muchos nos preguntan si el mate es rico. En verdad ese no es el punto más «valorado» de esta infusión. Es una bebida amarga, una simple hierba, que no tiene sabor a mucho. Sin embargo, su verdadero gusto radica en los valores que encierra, dado que cada reunión entre amigos, familia, conocidos y extraños tiene como punto en común el mate. En Argentina, siempre decimos «vamos a tomar unos mates y comentamos tal cosa». Siempre el mate está en una juntada entre personas para hablar desde trabajo o cosas simples de la vida.

El mate se comparte

Como tercer punto, el mate se comparte. Del mismo mate, beben todas las personas, señal de unidad. No importa si a la persona la conocimos hace un minuto, siempre le ofreceremos un mate para probar. El mate se va pasando de persona a persona y hay un «cebador» quien es el encargado de renovar el agua en cada uno de los mates. Lo curioso es que la persona que ceba el mate (acción de poner el agua dentro de la infusión) también va rotando. Mientras haya un mate de por medio, todas las personas estamos compartiendo algo: alegrías, tristezas, emociones o una simple charla.

El mate es nuestro compañero de viajes y aventuras

Para finalizar, el mate es un compañero de viaje más. Cada vez que podemos, lo llevamos en cada uno de los viajes, siendo como una persona más que disfruta del recorrido. Lo hemos paseado por el avión, tren, coche, metro, barco, taxi, etc. En todo viaje, siempre es un check más al momento de hacer la lista. Lo mejor es que no existe momento para tomar unos mates, siempre hay un motivo para empezar la ronda. La clásica pregunta ¿tomamos unos mates?, surge a cada momento.

¡Bienvenidos y gracias por pasar por nuestro blog!

Salir de la versión móvil