Categorías
Irán

Que VER en MASULEH en un día

Que ver en Masuleh: su curiosa arquitectura sobre la montaña, como una cascada de casas donde «el techo de la de abajo es el patio de la de arriba».

Estábamos un poco descolocados por el cambio de paisaje que estábamos viendo en la medida que nos acercábamos a Masuleh. De paisajes desérticos en el este y centro del país, a empezar a ver en esta región del noroeste mucha más vegetación. A nosotros nos lloviznó un par de horas, cosa que no nos pasaba desde hacía tiempo por Asia Central, pero también tuvimos largos momentos de sol que pudimos disfrutar.

Masuleh es un encantador pueblo en la montaña rodeado de árboles, con una construcción sobre la ladera de la montaña bastante singular. Con o sin sol, es un sitio precioso y un clásico destino de turismo entre los iraníes, dado que escapan un poco del calor agobiante del resto del país.

Sus habitantes también viven de ese turismo local y, en menor medida, extranjero. Por lo tanto, no hay que esperarse un pueblo rural, sino algo más colorido debido al toque turístico. Allí el bazar no será como los del resto del país, sino que te encontrarás que está lleno de locales de venta de souvenirs y recuerdos.

Y obviamente que al haber turismo, hay muchos restaurantes y teterías, aunque la variedad culinaria es más bien escasa encontrando para comer solamente kebabs o pinchos de carne.

Pero dejando el turismo de lado, vamos a lo que vinimos.

¿Qué ver en Masuleh en un día?

Aquí en Masuleh no hay un «must be seen» o un «highlight», no hay una mezquita «de los viernes» enorme, ni casas tradicionales de época, ni jardines majestuosos, sino que el pueblo entero es la principal atracción.

Su arquitectura es única, no hay coches ni motos ni bicicletas en sus pequeñas calles, interconectadas por pequeños pasillos y escaleras. En Masuleh, el techo de la casa de abajo es por donde nosotros caminábamos arriba.

Las casas tampoco denotaban una estructura sólida, sino que están hechas de adobe y caña, así que lo de los vehículos sería muy mala idea. ¡Jajaja!

Les dejamos algunas postales de que ver en Masuleh, para que quieran ir de visita allí. ¡Es de ensueño!

¡No será una mezquita grande, pero tampoco podía faltar!

Datos útiles para viajar a Masuleh

Resumen de cosas que ver en Masuleh

★ El pueblo en sí. No hay tasa para entrar, aunque creo que cobran por estacionar si vas en coche.

Alojamiento en Masuleh

Al tratarse de una ciudad muy pequeña, no hay muchos establecimientos «oficiales», sino que hay mucha casa de familia con habitaciones para alquilar. Hay sitios realmente desastrosos, que te los quieren cobrar fortunas, incluso durmiendo en el suelo y sin ninguna comodidad. A esos precios desorbitados, nosotros conseguimos unos apartamentos que creemos que se llaman Mehmanpazir Navid, con cocina, mesa, wifi y baño privado. Estaba al lado del bazar.

¿Cómo llegar a Masuleh desde Teherán?

Viajar desde Teherán a Masuleh – 380 kms – 5:30 hs – Bus y Taxi

Hicimos el viaje en dos tramos:

de Teherán a Fuman, en el que pagamos 15.000 tomans cada uno (4,30 €) en un bus normal.

de Fuman a Masuleh, pagamos por un taxi 20.000 tomans total (5,70 € total). Masuleh está al final de una ruta, no hay más nada después de allí, y creíamos que por tratarse de un pueblo pequeño, no íbamos a poder conseguir para hacer dedo o autoestop y por eso nos pagamos el taxi. Pues a saber que hay MUCHO tránsito entre Fuman y Masuleh (y más si es fin de semana), y que hay buses que hacen el tramo, aunque no sabría decir de dónde salen.

de Masuleh a Fuman, nos tomamos el bus local cuyo pasaje cuesta 2.000 tomans (0,60 €). Así que sí vale la pena aventurarse a encontrar el bus.

Nota matera: 1 toman equivale a 10 riales. Los precios los incluimos en esta moneda por si en un futuro llegan a cambiarla, además de que todo se negocia en tomans y no en riales. Explicaremos más sobre el asunto de la moneda en la guía de Irán.

¿Te gustó nuestro artículo sobre que ver en Masuleh en un día? ¡Puedes dejarnos tu comentario y estaremos felices de que lo compartas en las redes sociales!

¡Compártelo con los tuyos y déjanos un comentario más abajo!

Por Flor

¡Hola, soy Flor! Podría decir que el gran cambio vino de la mano de un viaje largo, unos 14 meses por Europa y Asia en el que hice clic. Colgué mi super traje de contadora pública (no más zapatos de tacón ni maquillaje) y salió a la luz un universo de cosas de las que era capaz: descubrir lugares recónditos, escribir sobre viajes y dedicarme a ello, hacer lindas fotografías, dibujar, pintar, coser, cocinar rico y ser madre, con toda la paciencia y amor que esta tarea requiere.

Ver el archivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.