Categorías
Uzbekistán

¿Qué VER en SAMARCANDA? La joya azul

Que ver en Samarcanda, uno de los enclaves más importantes de la Ruta de la Seda, con el imponente Registán y las mil y una mezquitas y madrazas con sus coloridas puertas y cúpulas.

Samarcanda Uzbekistan
Samarcanda Uzbekistan

¿Qué ver en Samarcanda?

📷 Chequea aquí el Samarkand City Pass con descuentos y entradas gratuitas incluidas. ¡Comprala aquí!

Un poco de historia

Samarcanda es reconocida por ser uno de los iconos de la Ruta de la Seda, por aquí ha pasado Marco Polo. aunque en su libro de aventuras dice solamente:

«Ciudad famosa y grande en aquella región, que es tributaria de un sobrino del Gran Kan. Habitan en ella juntamente los cristianos y los que adoran a Mahoma, que se denominan sarracenos.»

A lo largo de su historia, Samarcanda, como toda Asia Central, ha pasado por distintas manos antes de ser lo que hoy en día es. Se fundó en el siglo V a.C. y fue la capital del imperio Sogdiano antes de ser tomada por Alejandro Magno en el s. IV a.C. quien también pasó por aquí y dijo al llegar:

«Todo lo que había oído de Samarcanda era cierto, excepto que es más hermosa de lo que imaginaba»

Ha sido conquistada por los árabes, de gran importancia por haber sido quienes han traído el Islam a Asia Central; por los persas samánidas de quienes han heredado su patrimonio cultural; por los turcos selyúcidas quienes tuvieron su esplendor en la zona hasta que llegaron los avasallantes y destructores mongoles; y luego por Tamerlán y sus descendientes quienes la convirtieron en la capital de su Imperio y la han hecho florecer.

La gran mayoría de la herencia arquitectónica de hoy en día es de este último período y posterior. Si bien hablaremos del emir Timur (en español es Tamerlán, pero Timur es como se lo conoce en la zona cuando vas viajando), dado que vivió y fue enterrado en Samarcanda, también hemos contado algo de su historia en el artículo de Shakhrisabz.
Enlace al artículo sobre Shakhrisabz.

En el siglo XVI, la capital se trasladó a Bukhara y, potenciado por el declive de la Ruta de la Seda y la apertura de nuevas rutas marítimas, la ciudad de Samarcanda quedó en el olvido. Además vivió algunos terremotos en el siglo XVIII por lo cual quedó prácticamente inhabitada.

El emir que reinaba en Bukhara intentó repoblarla, pero fueron realmente los rusos quienes trajeron la vida a la ciudad dado que construyeron el ferrocarril trans-caspiano que la unió con el Imperio Ruso.

Estos incluyeron a Samarcanda dentro de la República Socialista Soviética de Uzbekistán y la ciudad ha quedado dentro de esta región cuando Stalin la dividió en la RSS de Tayikistán, separándola de sus orígenes persas.

Después de este toquecito de historia, demos un paseo por los principales sitios históricos que ver en Samarcanda.

El Registán

Imposible no cruzarse con el Registán en algún momento del día. Es que está ubicado en el corazón de la ciudad y es, sin dudas, la principal atracción que ver en Samarcanda.

Vamos a presentar a este trío de madrazas. A la izquierda, encontramos a la Madraza Ulugbek (1420), al centro la Madraza Tilla-Kari (1660) y a la derecha, la Madraza Sher Dor (1636). La Madraza Ulugbek es la más importante por ser la primera. Desde la plaza, por fuera, quizás las dos madrazas que se encuentran enfrentadas son las más bonitas por parecer gemelas, pero por dentro, la más imponente es la central.

Samarcanda Uzbekistan (16)
Samarcanda Uzbekistan (14)

Primero entramos en la Madraza Tilla-Kari, la central. Como suele pasar cuando entrás en una de ellas, primero te encontrás con un patio interno, rodeado de edificios y una mezquita. Ésta última es la atracción principal de todo el Registán, dado que se encuentra finamente decorada con detalles en oro y azul, simbolizando lo que fue Samarcanda en su día. En el techo, la cúpula está decorada, pero en realidad es plano y da la sensación de que es una cúpula.

Samarcanda Uzbekistan (10)
Samarcanda Uzbekistan (19)

Como dijimos anteriormente, la ciudad de Samarcanda, además de haber sido arrasada por los mongoles, se ha visto castigada por terremotos en siglos anteriores, pero el Registán resistió bastante bien a ambos. De todas formas, necesitaban una refacción enorme que ha venido de la mano de los rusos, aunque estos han modificado a su antojo algunas cosillas, como por ejemplo, agregaron una cúpula turquesa donde no había cúpula.

Igual, un aplauso para los rusos porque dentro de lo que cabe, lo han dejado bellísimo. Continuando la visita por la mezquita se puede observar una exposición de fotos antiguas que muestran el estado en el que estaba el Registán y otros monumentos antes de su restauración.

Samarcanda Uzbekistan (5)

Una «madraza» es una escuela o seminario, un lugar de enseñanza. Pero el Registán, además de eso, era el centro comercial de la ciudad, así que allí se acercaba la población a comprar y vender sus mercancías. Ahora no es mucho más distinto, dentro de la madraza hay pequeños habitáculos con negocios de venta de artesanías y souvenirs. Los recuerdos que venden son preciosos, ¡dan ganas de comprarlo todo!

Samarcanda Uzbekistan (6)
Samarcanda Uzbekistan (7)
Samarcanda Uzbekistan (8)
Samarcanda Uzbekistan (9)

Continuamos por la Madraza Ulugbek que fue la primera de las 3 en terminar de ser construidas en 1420. Se llama así porque su construcción fue ordenada por Ulugbek, el nieto del emir Timur, quien era científico y enseñó matemáticas en esta Madraza. Además, se enseñaron otras materias como ser astronomía, teología y filosofía. Dentro se encuentra una exposición honrando a este ídolo nacional.

Samarcanda Uzbekistan (2)
Samarcanda Uzbekistan (3)

Luego entramos en la Madraza Sher Dor, donde nos reciben sus dos leones dibujados sobre los azulejos de la puerta. El patio es el que en peor estado estaba, pero no faltaban sus puestecitos de souvenirs.

Samarcanda Uzbekistan (17)

Al final, entrar en el Registán es no sólo perderse entre lo magnífico de sus grandes monumentos, sino también en sus pequeños y perfectos detalles.

Samarcanda Uzbekistan (1)
Samarcanda Uzbekistan (15)

Mezquita de Bibi-Khanym

Bibi Khanym fue la esposa china de Timur y hay una leyenda curiosa detrás de la construcción de esta mezquita. Bibi quiso sorprender a su marido mientras él no estaba en la ciudad, construyendo esta mezquita, pero se dice que el arquitecto se enamoró de Bibi y se negó a terminarla si ella no le daba un beso. Timur se enteró de ello y lo ejecutó, además de ordenar a todas las mujeres a que usen el velo para no tentar a otros hombres.

Samarcanda Uzbekistan (31)
Samarcanda Uzbekistan (18)

Lo cierto es que esta mezquita puede haber sido la joya del imperio de Timur mientras este vivió, pero luego los terremotos acaecidos en la ciudad la han dejado en muy mal estado y si bien se ha refaccionado, realmente necesita un poco más.

Samarcanda Uzbekistan (21)
Samarcanda Uzbekistan (22)

En frente de esta mezquita está el pequeño mausoleo de Bibi-Khanym, que es mejor verlo con la luz del atardecer. No la vimos por dentro, pero de querer entrar, basta con amagar a irse para que el precio de la entrada baje a la mitad.

La avenida de los mausoleos: Shah-i-Zinda

El nombre Shah-i-Zinda significa «Tumba del rey viviente» y es lo que es: un cementerio, y a la vez, una obra de arte al aire libre. Este sitio, además de su belleza, es de importancia porque en él se encuentra la tumba de Qusam ibn Abbas (el rey viviente), un primo del profeta Mohammed, quien ha sido uno de los primeros misioneros del Islam en Asia Central.

Luego de la pasada de los mongoles que han destruido mucho de lo que había, Timur y Ulugbek han enterrado aquí a mucho de sus familiares y allegados, por lo tanto lo han embellecido.

Samarcanda Uzbekistan (28)
Samarcanda Uzbekistan (29)

Y mientras vas caminando por allí, te vas dejando seducir por los colores y detalles de los techos y las puertas. Para nosotros, luego del Registán, es la segunda atracción principal que ver en Samarcanda.

Samarcanda Uzbekistan (25)
Samarcanda Uzbekistan (26)
Samarcanda Uzbekistan (27)
Samarcanda Uzbekistan (30)

Mezquita de Hazrat-Hizr

En una colina, al lado de los mausoleos de Shah-i-Zinda, se encuentra esta preciosa mezquita de madera del siglo XIX. En realidad es del siglo VIII, pero ya sabemos que por aquí pasó Chengis Khan quien ha sido peor que los terremotos y terminó quemándola. Los detalles de los techos y las vistas desde la colina a la mezquita de Bibi-Khanym y su mausoleo son preciosos.

Samarcanda Uzbekistan (32)
Samarcanda Uzbekistan (33)

Mausoleo de Gur-e-Amir

Ya dejando la zona de las mezquitas y mausoleos, volvemos a pasar por el Registán para ir del otro lado, al mausoleo de Timur, sus hijos y nietos (incluido Ulugbek). Este mausoleo había sido construido por Timur para sus nietos.

En realidad la idea de Timur no era ser enterrado aquí sino, como ya les contamos en el artículo anterior, en Shakhrisabz, pero por el mal clima al momento de su muerte, no pudieron trasladarlo y lo enterraron allí en Samarcanda.

Las vistas por fuera del mausoleo al atardecer son increíbles.

Samarcanda Uzbekistan (37)
Samarcanda Uzbekistan (38)
Samarcanda Uzbekistan (39)

Bazar Siyob

La remodelación general del centro histórico de Samarcanda, donde sus calles céntricas son peatonales, ha alcanzado también al bazar. La entrada al mismo está bien señalizada y los puestos no son el caos que podés encontrar en el resto de los bazares de Asia Central.

Allí aprovechamos para comprar algo de comida para la cena. También vimos por allí un personaje que ya habíamos visto en Osh y Jalal Abad. Son mujeres que van con una pequeña olla de la cual sale humo. Se supone que ese humo, al acercártelo, te da buena suerte aunque te quita una moneda, porque hay que pagarles por el servicio de darte buena suerte. Paradójico.

En este caso, la señora iba pasando con el humo puesto por puesto y a cambio iba pidiendo verduras para el puchero y frutas para el postre. Una viva bárbara. Encima le iban dando, por ejemplo, un pepino y ella se lo cambiaba por otro que estuviera mejor.

Samarcanda Uzbekistan (34)
Samarcanda Uzbekistan (35)
Samarcanda Uzbekistan (36)

Datos útiles para viajar a Samarcanda

– Contrata un seguro de viaje para tu tranquilidad

🚑 Échale un ojo a estos consejos para elegir el mejor seguro de viaje (actualizado al 2021) según el tipo de viajero que seas y, además, te ayudará a despejar las dudas más comunes. ¡Viaja tranquilo!

– ¿Dónde dormir en Samarcanda?

Los alrededores del Registán es la zona ideal para alojarse en Samarcanda. Hay hoteles boutique de precios más elevados, guesthouse a precios económicos y muchas opciones para todos los bolsillos.

Nuestras recomendaciones para alojarse en Samarcanda son las siguientes:

  • Jahongir Guest House: a cinco minutos del Resgistán. Habitaciones coloridas y decoradas con alfombras con motivos locales, lo que le da un tono muy elegante. Muy buen desayuno.
  • Antica B & B: opción económica muy cercana al Registán. las habitaciones con sencillas, pero tiene un precioso patio interior con sombra para desayunar o comer algo.
  • Trip.LE Guest house: habitaciones privadas y compartidas a buen precio y cercana a las atracciones que ver en Samarcanda. Tiene un pequeño patio interior.

🏨 ¿Querés buscar otras opciones? Encuentra acá el mejor alojamiento en Samarcanda.

– ¿Cómo llegar a Samarcanda?

Desde Tashkent y Bukhara se puede llegar en tren a Samarcanda. Puedes ver las frecuencias y los precios en la pagina oficial de trenes de Uzbekistán. Con respecto al viaje desde Tashkent a Samarcanda, se puede hacer en el tren normal o en el famoso Afrosiyob, un tren de alta velocidad más caro pero que tarda solo dos horas.

También existe la opción de taxi compartido, para nosotros no conveniente desde la capital del país, pero si quizás desde Bukhara.

Con respecto a vuelos para llegar a Samarcanda, hay algunas opciones desde Tashkent, aunque las frecuencias no son buenas. Para ver vuelos, horarios y precios puedes chequear la pagina oficial de Uzbekistan Airways.

Si quieres visitar Shakhrisabz desde Samarcanda, hay taxis compartidos donde se paga unos cuatro euros por persona. El trayecto es de una hora y media de duración.


¿Te gustó nuestro artículo sobre que ver en Samarcanda? ¡Puedes dejarnos tu comentario y estaremos felices de que lo compartas en las redes sociales!

Por Flor

¡Hola, soy Flor! Podría decir que el gran cambio vino de la mano de un viaje largo, unos 14 meses por Europa y Asia en el que hice clic. Colgué mi super traje de contadora pública (no más zapatos de tacón ni maquillaje) y salió a la luz un universo de cosas de las que era capaz: descubrir lugares recónditos, escribir sobre viajes y dedicarme a ello, hacer lindas fotografías, dibujar, pintar, coser, cocinar rico y ser madre, con toda la paciencia y amor que esta tarea requiere.

4 respuestas a «¿Qué VER en SAMARCANDA? La joya azul»

Pues tendrá que salir primera en algún momento… es hermoso Uzbekistán. Da para 15 días bien, 21 si querés hacer más profundo la capital y el Valle de Fergana (que nosotros no hicimos). Gracias por escribirnos un beso! ya nos contarás cuando por fin se decidan! 🙂

Hola Pol!!! Está claro que tenés que enfocar tus rumbos por allí. Estás acostumbrado a viajar con frío, así que capaz que un enero en Uzbekistán no vendría mal (el resto de países es más montañoso, así que complicado para rutas terrestres!). Un beso y gracias por pasarte por aquí! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *