Categorías
Myanmar

VISITAR la GOLDEN ROCK en Myanmar

A continuación, te contamos todo lo que tenes que saber para visitar la Golden Rock en Myanmar.

La Golden Rock es uno de los puntos de peregrinación más importante de Myanmar. Se trata de una piedra dorada que pende de una cornisa amagando a caerse, pero que por el milagroso pelo de Buda, se mantiene inerte en su sitio.

Llegamos al pueblo de Kyaiktiyo en tren y nos tomamos una pick-up a Kin Pun, que es el pueblo o el sitio donde salen los camiones que te suben a la Golden Rock y que concentra la mayoría de los alojamientos.

La verdad que no sabemos que cosa es Kin Pun, si un pueblo o qué, debido a que tiene una larga calle que es un escaparate en sí misma, un shopping al aire libre con venta de todo tipo de souvenirs y camisetas haciendo alusión a «yo estuve en la Golden Rock». No faltan los restaurantes con una buena oferta gastronómica, bien local, donde degustar los distintos tipos de comida birmana.

¿Cómo visitar la Golden Rock?

La Golden Rock no está en el pueblo, sino en la cima de una montaña, así que para llegar hasta ella sólo caben dos posibilidades:

La primera es subir en un servicio de camiones, en cuya parte trasera tiene una serie de asientos. La subida tarda unos 45 minutos y cuesta 2.500 kyats (2 euros).

La segunda es subir caminando, cosa que es gratuita. La idea de peregrinación es que los mismos locales suban andando hasta la Golden Rock, tarea que no es nada fácil, dado que el camino es muy empinado y todo el tiempo en subida. La buena noticia es que a cada rato, hay un puesto donde descansar o comprar un refresco. Se tarda unas 4 a 6 horas.

Actualización 2020: A partir del 2018 se puede subir desde Kin Pun en cable carril, un recorrido en mucho menor tiempo y con unas vistas fabulosas.

En este sitio hicimos una parada, para permitir que bajen los camiones

Acceso a la Golden Rock y recorrido

Antes de llegar a la garita donde se paga la entrada, se puede observar a lo lejos la piedra dorada con su pagoda a tono en la punta.

Todo el recinto de la Golden Rock es surrealista a nuestros ojos: desde las cajas vidriosas a través de las cuales se pueden ver las ofrendas de dinero, pasando por los hombres (son los únicos que pueden acercase) que le pegan stickers de laminas doradas a la piedra, hasta las mini tiendas de campaña montadas con familias dentro haciendo picnics o tomando una siesta.

Las mujeres no pueden acercarse a la roca, pero se puede ver perfectamente desde cerca en los miradores que han dispuesto para el rezo, o para rodearla.

Impone un poco la roca, ¿no?
Familias que parecen estar viviendo bajo estas tiendas

Es muy interesante ver la devoción al budismo a través de una roca. Ofrendas monetarias (o de comida en el caso de los monjes) de quienes apenas tienen, el cuidado de pintar la roca de dorado, el no dejar acercarse a las mujeres… y, como pasa en muchas religiones, todo el negocio que hay montado alrededor.

El Trekking volviendo de la Golden Rock al pueblo

Al terminar de visitar la Golden Rock, emprendimos el regreso cuesta abajo, realizando el trekking por los diversos poblados diseminados a lo largo del camino.

No te preocupes si te olvidaste el botellín de agua. No pasan 5 metros sin que haya un sitio donde puedas comprar y abastecerte.

Tampoco pienses que estarás sólo en la caminata: mujeres y hombres te saludarán mientras trabajan en su tienda atendiendo a los pasantes o haciendo artesanías, y muchísimos niños te saludarán sonrientes.

El camino es de unos 11 kilómetros, aproximadamente, y para saber cuánto te va quedando, podes guiarte por estos carteles o hitos cual Camino de Santiago. Haciendo la ruta desde arriba hacia abajo, las millas y sus fracciones van en descenso. En la foto de ejemplo, estábamos a 3 millas y 3 fracciones de milla de llegar a Kin Pun (no entiendo bien el sistema de millas, pero aquí cada milla estaba dividida en 7 fracciones).

Y a partir de ahora, es empezar a bajar para intentar que no nos agarre la noche (aunque sí que nos agarró) entre medio de tiendas que se disponen una al lado de la otra, con un sitio donde disfrutar de un buen té verde, o de un poco de agua fresca y hasta comer si se quiere. Muchos nenes, muchos hellos y mingalabas… ¡nos encantan los birmanos!

En algunos momentos, entre tantas tiendas, podíamos ir viendo un poco del paisaje del valle.

Hasta que el sol se puso sobre el mar de Andamán y se nos vino la noche encima. De todas formas, por si les llega a pasar lo que a nosotros, el camino es muy fácil de seguir, pero lo ideal es que por las dudas se lleven alguna buena linterna o se acomplen a otras personas que también están bajando (nosotros sobrevivimos con la linterna de mi móvil).

Datos prácticos para visitar la Golden Rock

El acceso a la Golden Rock tiene un precio de 6 dólares. Aparte de visitar el complejo, recomendamos hacer el trekking de vuelta entre los distintos poblados. Contar con al menos 4 horas de caminata para hacerlo y que no se haga de noche.

¿Dónde dormir en la Golden Rock?

Lo mejor es alojarse en el pueblo de KinPun, donde se concentra la oferta de alojamientos, y luego hacer la visita a la Golden Rock en los camiones.

La opción para alojarse a metros de la Golden Rock es Kyaik Hto Hotel, un alojamiento con habitaciones sencillas y con unas vistas espectaculares dado que está en la cima de la colina.

Ya en el pueblo de Kin Pun, les damos estas dos recomendaciones:

  • Golden Sunrise Hotel: rodeado de un extenso y hermoso jardín, las habitaciones son amplias. Tiene un excelente desayuno y muy buen trato del personal.
  • Pepper Garden Resort: instalaciones nuevas, una piscina al aire libre con vistas del entorno y un maravilloso espacio verde con bancos para relajarse después de un paseo.

¿Querés buscar otras opciones? Encuentra acá el mejor alojamiento en Golden Rock.

¿Cómo llegar a la Golden Rock?

Desde la estación de trenes de Kyaiktiyo al pueblo de Kin Pun, donde están los alojamientos, se puede tomar una pick-up de las que están a la salida. Serán unos 15 kilómetros aprox.

¿Te gustó nuestro artículo sobre visitar la Golden Rock? ¡Puedes dejarnos tu comentario y estaremos felices de lo compartas en las redes sociales!*

¡Compártelo con los tuyos y déjanos un comentario más abajo!

Por Flor

¡Hola, soy Flor! Podría decir que el gran cambio vino de la mano de un viaje largo, unos 14 meses por Europa y Asia en el que hice clic. Colgué mi super traje de contadora pública (no más zapatos de tacón ni maquillaje) y salió a la luz un universo de cosas de las que era capaz: descubrir lugares recónditos, escribir sobre viajes y dedicarme a ello, hacer lindas fotografías, dibujar, pintar, coser, cocinar rico y ser madre, con toda la paciencia y amor que esta tarea requiere.

Ver el archivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.